Género
Marcas
Mostrar más
Formato
Mostrar más

Protectores Solares

Los beneficios de tomar el sol son múltiples y evidentes. Sin embargo, es complicado encontrar un producto que proteja y mantenga intacto el efecto que se desea.

El sol puede perjudicar la piel todo el año, no está restringido a la época de verano. Es conveniente que sepa qué propiedades tiene cada producto, cómo funcionan y qué se ajusta más sus necesidades.

¿Qué protector solar es adecuado para la piel?

Hay que tener en cuenta varios aspectos a la hora de escoger el producto adecuado. Dependiendo del tipo de piel, los productos pueden ofrecer distintos tipos de intensidad de protección solar.

Del mismo modo, hay que atender a la garantía de protección frente a las radiaciones. La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) advierte que hay que tomar protecciones tanto de los rayos UVA como de los UVB .Éstos últimos son los responsables de las quemaduras en la piel. Además, hay determinadas zonas del cuerpo que están más expuestas, que son más vulnerables.

Factor de protección

El factor de protección solar (SFP, según sus siglas en inglés) ayuda a que sus defensas naturales se refuercen contra las amenazas de los rayos del sol de verano. La numeración que sigue las siglas determina el número de veces que el factor de protección multiplica sus defensas. Es decir, si encuentra un “SFP15”, el producto multiplicará por 15 la protección.

Recomendaciones ante la exposición solar

A continuación le explicamos algunas de las recomendaciones más importantes para que el sol no sea un enemigo. 

  • La aplicación debe efectuarse entre 30 y 60 minutos antes de la exposición solar
  • La exposición directa es muy perjudicial, sobre todo en las horas más cálidas del día.
  • En invierno debe tener ciertas precauciones ya que los rayos de sol pueden ser perjudiciales, aunque en menor medida, para la piel y el cuero cabelludo.
  • El agua puede disminuir la efectividad del protector, o puede demandar unas características distintas, que habrá que estudiar antes de seleccionar el suyo. 
  • Es esencial atender a la fecha de caducidad y mantener el envase en las condiciones que se indiquen. De lo contrario, las propiedades pueden reducirse e incluso terminar perdiéndose por completo.
  • Los niños deben estar protegidos siempre con ropa. Su piel es más sensible que la de los adultos y requiere de un cuidado especial. En estos casos, utilizaremos un alto porcentaje de SPF.
  • Es igual de importante aplicar cremas hidratantes tras largos periodos de exposición solar ya que los poros se pueden taponarse y la piel necesita humedecerse. 

Protector solar, spray, gel o aceite

Como se ha explicado anteriormente, la protección natural no es suficiente. Las distintas marcas del mercado ofrecen sus productos para generar una efectividad mayor. 

La duración del efecto en la piel depende de sus propias características. La melanina cubre las células de la piel y la protegen gracias a su tinte oscuro. Sin embargo, el nivel de producción es distinto en cada organismo y es por eso que hay que saber qué se necesita en cada caso.

Existen distintos formatos que pueden adaptarse a sus necesidades. El protector solar sigue siendo el más efectivo en los días de vacaciones y playa debido a que su composición es más sustancial que el resto y garantiza un buen cuidado de la piel. La loción solar, por su parte, es menos compacta y aporta humedad.

En la misma línea, el gel refresca y se siente más húmedo, por lo que es ideal para personas que sudan con frecuencia y demandan una sensación refrescante. Por su parte, los sprays o aerosoles son recomendables para familias con niños pequeños ya que es sencillo de aplicar, cómodo y dinámico. 

Los aceites se rocían sobre la piel y son realmente cómodos; además, son una buena opción para conseguir brillo. En las pieles grasas no funciona tan bien, el principal problema es un secado notablemente rápido.

¿Qué protector solar es adecuado para bebés y niños?

Los bebés requieren de una atención especial y su protección no debe tomarse a la ligera. El sol debe evitarse en la medida de lo posible, en cualquier caso. 

La características que permiten a la piel defenderse del sol se están desarrollando hasta la adolescencia, por lo que es extremadamente importante mantener medidas de seguridad.

Para los bebés puede encontrar buenos protectores solares minerales. El resto de formatos no funcionan igual de bien con los recién nacidos. El “SPF” debe ser al menos de 30 y hay que evitar a toda costa las nanopartículas y el alcohol.

Requisitos especiales: protector solar para piel alérgica, sensible e impura 

Las pieles más sensibles deben tratarse con más cuidado. En primer lugar, se ha de identificar qué tipo de piel tiene y qué componentes pueden perjudicarle.

Los perfumes son especialmente nocivos para usuarios con alergia. Trate de hacerse con un producto que contenga una fórmula simple, que no esté saturada de componentes. Para la dermatitis atópica y la piel sensible, se procede de manera similar. 

Un protector solar con un alto SPF funciona especialmente bien, sobre todo si son libres de parabenos y fragancias, con protección física en lugar de química. Del mismo modo, la vitamina E es perfecta para pieles alérgicas, secas y sensibles.

Algunas pieles que presentan acné o algún tipo de impurezas tienden también a secarse, producen sebo en exceso e irritan la piel considerablemente. Por eso, es recomendable utilizar algo suave y liviano, como un aerosol.

¿Protectores solares para el cabello?

El cabello es una parte sustancial del cuerpo a la que tiene que prestar atención. El sol incide directamente sobre nuestra cabeza y la excesiva intensidad puede dañar el cuero cabelludo. De nuevo, la sequedad juega un papel importante. El cabello pierde humedad en la exposición directa y reduce sus niveles de brillo y luminosidad.