Género
Marcas
Mostrar más
Formato
Mostrar más

Entre los principales artículos de maquillaje, los polvos ocupan un lugar muy importante. En forma compacta o sueltos, son el toque final para dar un perfecto acabado al maquillaje y el toque final y durabilidad a su look, ya que sella la fusión de la base, corrector e iluminador aplicado.

Existen diferentes tipos de polvos para el maquillaje:

  • Polvos sueltos o libres: de textura muy ligera, parecida a la del talco. su tarea es de sellar el maquillaje y y poner punto final a un look profesional. Su principal clave es ser uniforme en la cantidad de producto que se aplica.


  • Traslúcidos o matificantes: Se pueden usar en cualquier tipo de piel, ya que no alteran el color. Su propiedad matificante permite eliminar el brillo propio de el rostro generado por la grasa. Se pueden aplicar en cualquier tipo de piel siempre y cuando se haga bien, aunque son preferidos por pieles jóvenes, ya que sobre pieles maduras puede llegar a resaltar las arrugas.


  • Polvos compactos: Ocupan menor espacio en el kit de belleza, ya que son prensados. Ofrecen más cobertura que los polvos libres y su aplicación es más practica, se recomienda aplicar con brocha.