los antiojeras se crearon básicamente para contrarrestar las manchas oscuras en la parte inferior de los ojos, que aparecen bien sea por no haber tenido un buen descanso, estrés o por simple genética. Es importante saber que este es el principal objetivo de los antiojeras o "anticernes" ya que se tiende a confundirlo o usarlo como corrector en el rostro, lo cual no es apropiado ya que no tendrá la misma eficacia principalmente debido a que su concentración normalmente no es lo suficientemente potente como para cubrir manchas.

Existen diferentes tipos y texturas; pinceles, barras, cremas y lápices. es recomendable previo a la aplicación hidratar el rostro con una crema adecuada, así se obtendrá mayor cobertura y fijación. La tonalidad deberá ser uno o dos tonos por debajo de nuestro color de piel.

Por otro lado están los correctores que tienen como función corregir, cubrir y evitar se noten en nuestro rostro imperfecciones, tales como manchas, granos o rojeces cutáneas. También existe variedad de tonos y texturas.